Querer no es Poder!!

02.01.2018

Para muchos quizás esta puede ser una temeraria afirmación, ya que en muchos textos, cursos, talleres o filosofías actuales hoy se ha promulgado permanentemente que la intención de una persona es el requisito fundamental de un cambio de acciones que detonen resultados distintos en sus vidas, es decir el famoso ¨querer es poder¨.

Pero te planteo una metáfora que quisiera la imagines mientras la lees, vamos a suponer que somos amigos y te acercas a mis oficinas en búsqueda de herramientas para lograr nuevos y mejores resultados en tu vida, al llegar a la sala de trabajo te pido te sientes, te entrego un violín Stradivarius de alta gama, frente a ti coloco una partitura de una compleja melodía de música clásica y te pido la interpretes. Al ver tu dubitación respecto de lograrlo y tus movimientos poco hábiles con el instrumento, infiero en ti un frase: ¨Vamos!!, que querer es poder¨.

¿Cuál seria tu respuesta a esta afirmación?, salvo que seas un afamado y muy bien preparado violinista, tu respuesta automática y llena de frustración, sería, un no se como hacerlo o un simplemente esto es imposible.

Por mucho tiempo muchas personas o empresas de desarrollo personal nos han ¨vendido humo¨ y es que en los tiempos en los que la humanidad se encuentra viviendo parecería que todo está a un clic y es fácil, que todo es cuestión de tener la intención de lograrlo o tenerlo, como para poder hacerlo o conseguirlo. 

El cerebro humano no evoluciona a la misma velocidad que la tecnología y es por esta razón que aunque nos digan que todo es posible, nuestra realidad es que estamos inmersos en una zozobra permanente causada no solo porque parece que todo es ahora más sencillo, sino por la cantidad de ¨casos de éxito¨ que muchas empresas nos muestran para maquillar filosofías como los 7 tips o las recetas mágicas que ambiguamente nos aseguran cambios permanente con experiencias temporales.

Esta complicación cognitiva no solo está presente en el ámbito individual, sino que también opera a nivel corporativo, en el que muchos líderes optan por cursos cortos, charlas, conferencias, herramientas demo o incluso ver videos de YouTube para aprender teorías y con todo esto lograr cambios significativos en la motivación, las culturas, los climas laborales  y las competencias organizacionales.

Entre el querer y el poder existe un paso intermedio es el entrenamiento de habilidades duras y blandas de la persona, la experimentación, el encuadre y el acompañamiento, no olvidemos que una actividad repetida no menos de 21 veces construye y hábito en nuestro cerebro y este, reproducido no menos de 3 meses construye un carácter.

Querer no es poder, la verdadera frase debería decir QUERER PARA PODER, y esto es mucho más congruente, puesto que lo primero en un ser que busca un cambio es la decisión que toma de influir sobre su entorno para obtener resultados distintos y a esto le llamamos QUERER, pero a esto se le debe añadir estudios, práctica, disciplina y paciencia, aspecto que en un tiempo adecuado logrará la curva de experiencia ideal, para lograr el PODER, a esto se le llama ENTRENAMIENTO CEREBRAL. 

La frase final entonces sería Querer para aprender y experimentar lo cual será poder... No compres más fantasías, no inviertas en compresas de agua fría para tu vida o tu empresa, en Brain Solutions® sabemos no solo el poder de la mente, sino el proceso que el cerebro requiere para lograr los cambios esperados.

Acompaña siempre al ¨Querer es poder¨ de otro refrán que lo complemente y es ¨La práctica hace al maestro¨, sino estarás ante la posibilidad de enfrentarte a un estado de frustración permanente. 

Si deseas información de nuestros entrenamientos cerebrales da clic aquí y visita nuestra página corporativa, estoy seguro que te sorprenderá.

Escrito por: Daniel Sánchez Paz y Miño, Director Brain Solutions®